Close

GLUTEOPLASTIA

¿Qué es la gluteoplastia?

La cirugía de glúteos, llamada gluteoplastia, es un procedimiento quirúrgico por el cual una persona puede mejorar la apariencia de sus gluteos a través de la inserción de implantes de silicona. La gluteoplastia nos permite devolver a los glúteos la forma que tenían anteriormente e incluso crear una forma nueva, la que se desee para el nuevo glúteo.

¿Cómo se lleva a cabo la gluteoplastia?

En este procedimiento, se realizan pequeñas incisiones entre los pliegues de los gluteos y se introducen los implantes de silicona debajo del musculo gluteo. La gluteoplastía mediante implante es el método más eficaz para hombres y mujeres cuyos cuerpos poseen pocas reservas de exceso de grasa adiposa en la parte inferior del tronco, las nalgas y los muslos, regiones anatómicas donde el cuerpo humano suele almacenar el exceso de grasa corporal. El procedimiento se puede realizar bajo anestesia local o general y dura alrededor de dos horas. Después el paciente puede reanudar sus actividades normales.

Por esto, se recomienda recurrir a hospitales o clínicas autorizados y de muy buena calidad. La gluteoplastia es un procedimiento ambulatorio, es decir que una vez se lleve a cabo, podrá regresar a casa para la recuperación.

¿Quién es candidato para este procedimiento?

La gluteoplastia está indicada en pacientes que desean mejorar el volumen y proyección de la región glútea. De igual manera, este tratamiento es adecuado para aquellas personas que por motivos de envejecimiento presentan perdida de turgencia, exceso graso o caída de los tejidos de esta área.

Referente a la edad, no existe un límite pero lo más apropiado es que sean personas adultas y que quiera realizar este procedimiento con fines de salud, estéticos, emocionales, además de que gocen de buena salud.

¿Qué cuidados se deben tener una vez se ha realizado el procedimiento?

Se tendrá que dormir boca abajo durante 2 días por la gluteoplastia con grasa y durante una semana por la gluteoplastia con prótesis. Es importante que una vez regrese a casa, alguien lo acompañe en su cuidado al menos durante las primeras 24 horas, mucho mejor si puede ser durante las primeras 72 horas, ya que en este período requiere reposo total. Las siguientes dos semanas ya podrá movilizarse un poco más pero igual estará en recuperación por lo que debe ser muy cuidadoso como evitar sentarse y preferiblemente acostarse de lado o boca abajo.

Tenga en cuenta las indicaciones del médico y sígalas al pie de la letra para evitar complicaciones.