Close

OTOPLASTIA

¿Qué es la Otoplastia?

Es una cirugía que consiste en modificar y reposicionar la apariencia de las orejas prominentes a una posición normal. Las orejas en forma de asas o las orejas que se encuentra desplegadas hacia adelante y la reducción de lóbulos prominentes son unas de las deformidades más frecuentes.

¿Cómo es el procedimiento?

Generalmente la técnica empleada en este procedimiento es realizar una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja, exponiendo de esta manera el cartílago para luego extraer el exceso de cartílago y piel para luego ser esculpido y doblado hacia la posición correcta, A continuación el cirujano realiza la sutura tanto en la parte interna de la oreja para asegurar el cartílago y en la externa para poder cerrar las incisiones.

Por lo general esta intervención se realiza de forma ambulatoria, con anestesia local y suele dura entre 2 y 3 horas aunque dependiendo de la complejidad puede llevar más tiempo.

¿Cuáles son los posibles riesgos y complicaciones?

Aunque la otoplastia es realizada por cirujanos altamente profesionales y los inconvenientes suelen ser muy raras, siempre las cirugías suelen conllevar sus riesgos y complicaciones que el paciente debe saber, como reacciones a los medicamentos, hematomas. Hinchazón, dolores, cicatrices, problemas con la sutura que pueden aflojarse los primeros días, son algunas de ellas, pero nuestros especialistas le recetaran los tratamientos y medicamentos a seguir para contrarrestar las molestias.

¿Cómo es el proceso postoperatorio?

Por lo general, la otoplastia no suele tener un postoperatorio doloroso y el paciente puede volver a casa una vez que haya despertado de la anestesia. Es posible que se dé el caso de que las suturas puedan aflojarse en los primeros días y sea obligatorio intervenir nuevamente, aunque estos casos no son muy frecuentes.

También debe usar una faja liviana o una banda para la cabeza durante 2 a 3 semanas para ayudar a que la zona sane.

Asegúrese de evitar cualquier tipo de presión sobre la orejas, siendo posible modificar las posiciones habituales al dormir y también llamar a su cirujano ante cualquier sensibilidad o molestia, como dolor de oído intenso, aunque estos se puede controlar con medicamento, es conveniente prevenir una posible infección en el cartílago del oído.