Close

Peelings Químicos Médicos

¿En qué consisten los peelings médicos?

Se trata de un tipo de tratamiento en el cual se utilizan diversas sustancias químicas, capaces de producir la eliminación de las capas más superficiales de la piel, profundizando un poco, a través del proceso de exfoliación o descamación cutánea. Esta acción produce un efecto de renovación de la matriz dérmica, con la consecuente mejoría del aspecto de la superficie cutánea.

¿Cuáles son las indicaciones de este tratamiento?

Existen diversidad de peelings que varían en función de su potencia y profundidad, en tal sentido, en Clínicas Kesia contamos con peelings superficiales, medios y profundos, los cuales nos despliegan un abanico de indicaciones bastante amplio, pudiendo mencionarse:

Fotoenvejecimiento facial.

Envejecimiento fisiológico.

Cicatrices postacné.

Hiperpigmentaciones (Manchas).

Diversidad de Keratosis, entre otras alteraciones.

Este tratamiento te permite mantener una piel sana, tersa, libre de impurezas con una luminosidad esplendorosa.

¿Cuántas sesiones debo realizarme?

El número de sesiones varía según la patología a tratar, su severidad y factores individuales, por lo que cada caso debe evaluarse de forma particular. El intervalo entre cada sesión va a depender de la potencia del peeling, así como de la capacidad de recuperación de la piel.

Es posible realizar las aplicaciones de forma semanal, quincenal o mensual. Recuerda que tu especialista de Kesia te hará la evaluación exhaustiva para determinar tus requerimientos y la manera más segura de tu tratamiento, con la finalidad de evitar cualquier complicación que pueda presentarse.

¿Qué complicaciones pueden presentarse con este tratamiento?

Los principales efectos secundarios y complicaciones que pueden presentarse son:

Eritema transitorio o persistente.

Escozor o ligero ardor.

Sensación de tirantez.

Ampollas (raramente)

Hiperpigmentación transitoria

Hipopigmentación (muy raramente). Entre otras

¿Qué recomendaciones debo seguir?

En primer lugar debes mantener tu piel protegida de las agresiones del sol, por lo cual es necesario el uso permanente de protección solar.

Deja que la piel se desprenda sola. Evita manipular la piel descamativa, deja que el proceso corra su curso naturalmente, se hará de manera perfecta, sin riesgo de causarte daños y complicaciones.

Utiliza cremas hidratantes y nutritivas para tu piel, esto permite que la respuesta al tratamiento sea aún más exitosa.