Close

Relleno del Código de Barras

¿Código de barras en nuestra cara? Hablemos de ello…

Las arrugas peribucales, conocidas como “Código de Barras”, son esas delgadas líneas dispuestas de manera vertical, una tras otra, alrededor de los labios, muy temidas por las mujeres, ya que son un signo propio del paso de la edad o consecuencia de los hábitos gestuales.

Los cambios típicos del envejecimiento facial son secundarios al efecto progresivo de la gravedad en una piel que ha perdido sus propiedades elásticas, haciéndose más delgada y seca. Reflejo de ello son estas arrugas verticales en la piel de los labios.

En los últimos años el relleno con ácido hialurónico es uno de los tratamientos estéticos más solicitados ya que proporciona resultados inmediatos mejorando la autoestima y proporcionando satisfacción del paciente.

¿En qué consiste el relleno del código de barras?

Para la mejoría de las arrugas peribucales, el ácido hialurónico es una herramienta fantástica, pues su aplicación se puede realizar de manera sencilla, precisa, a través de un procedimiento con muy buena tolerancia que consiste en la infiltración de esta sustancia, utilizando una aguja muy fina, la cual causa un mínimo de molestias, sin embargo, debido a la alta sensibilidad de la zona, en caso de ser necesario, tu médico estético de Kesia, dispone del uso de anestésicos locales, que permiten la realización de la corrección de estas líneas, de manera cómoda y rápida, permitiendo de este modo que lo único que notes es el embellecimiento automático de tu contorno labial. Puede realizarse en el consultorio, en un tiempo estimado de 15 a 30 minutos, sin incapacidad y con resultados naturales e inmediatos.

¿Cuál es la duración del resultado?

El ácido hialurónico tiene un tiempo promedio de absorción de 12 meses, el cual estará condicionado por las características propias de cada individuo, pudiendo realizarse sesiones de refuerzo para prolongar el disfrute de tu apariencia radiante.

¿Cuáles recomendaciones debes seguir después del tratamiento?

Evitar fruncir los labios frecuentemente o exagerar tus gestos. Estas acciones predisponen la aparición de estas arrugas.

Disminuye tus hábitos tabáquicos. Favorecen el envejecimiento y el gesto de fumar genera estos pliegues, haciéndolos más difíciles de tratar.

Protege tu cara del sol utilizando filtro solar para prevenir el proceso de fotoenvejecimiento.

Hidrátate a diario. Utiliza cremas humectantes para ayudar a proteger esta zona de la resequedad.