Close

RINOPLASTIA

¿Qué es la Rinoplastia?

Este tratamiento estético consiste en modelar y estilizar las imperfecciones propias de la nariz en búsqueda de una armonía facial, ya que a partir de esta se adapta a las facciones y características propias del paciente.

¿Cómo se lleva a cabo la Rinoplastia?

A través de anestesia general o local (dependiendo de lo que indique el cirujano o prefiera el paciente), se procede a realizar una incisión dentro o fuera de las fosas nasales, dependiendo del tipo de cambio que haya decidido el paciente y de esa forma poder modelar los huesos y cartílagos nasales para conseguir la forma que se deseada.

Es muy usual que en esta intervención se utilice como injertos diferentes tejidos del propio paciente (cartílago extraído de la nariz o de la oreja y en cambios mayores cartílago de una costillas o huesos de otras partes del cuerpo) o, más raramente, materiales sintéticos.

A continuación el cirujano coloca el tejido y la piel de la nariz nuevamente y para concluir se sutura las incisiones en la nariz.

Esta intervención suele durar entre una o dos horas aproximadamente, pudiendo darse el caso de extender dependiendo de la complejidad de cada introversión.

¿Quién es candidato para este procedimiento?

La rinoplastia está especialmente indicada para aquellos pacientes que desean mejorar la armonía de su nariz, sea por razones estéticas como el cambio de tamaño, la forma de la punta, el grosor, etc. O también por razones de salud, sea por malformaciones congénitas o debidas a traumatismos, que dificultan la respiración (por ejemplo, desviación del tabique nasal), en estos casos especiales se realiza una septoplastía.

¿Qué cuidados se deben tener una vez se ha realizado el procedimiento?

Por ser esta una de las intervenciones más exigentes, a nivel de cirugía estética se refiere, es de suma importancia que el paciente siga las indicaciones que su cirujano le indique.

Al principio de proceso de recuperación el paciente deberá permanecer en reposo al menos unas siente o diez días y limitar el ejercicio y las actividades de alto impacto durante las primeras tres a cuatro semanas para prevenir complicaciones, además de estar en cama con la cabeza elevada por encima del nivel del pecho, para así reducir la congestión nasal debido al sangrado y la hinchazón de la intervención,

También debe ingerir abundantes líquidos y haciendo uso de analgésicos, además de los medicamentos prescritos. Sin embargo, la cicatrización es un proceso lento y gradual por lo que para una completa recuperación habrá que esperar varias semanas e incluso meses. Para poder disfrutar los resultados finales será necesario esperar hasta un año.

Es importante que se cepille los dientes lo más suave posible para limitar el movimiento del labio superior. Además, de no colocarse anteojos ni gafas de sol sobre la nariz durante al menos 4 semanas después de la cirugía para prevenir la presión en la nariz.